El éxito no es tenerlo todo, ni hacerlo todo, sino serlo todo. Por lo general, basamos nuestro éxito en las conquistas externas. Estas conquistas nos dan posesiones que pasamos a tener y se vuelven el parámetro de vencedores y perdedores. A veces, el éxito se basa en nuestras acciones y su impacto sobre los demás. Pero, solo cuando el éxito se base en las posesiones interiores, es decir, en lo que Soy, es cuando puedo decir que Soy exitoso. Pues lo que tengo se puede ir un día, lo que hago, pararé de hacerlo en algún momento, pero lo que Soy es Eternamente Mío…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *